lunes, 14 de diciembre de 2015

Adrián celebra Halloween

 Había una vez un zombi, con la cara verde, que se llamaba Adrián.
 Vivía en un coche azul que estaba en Murcia, al lado del médico.

 Un día se cayó en un escalón cuando iba a ver al médico porque se resbaló en un charco y se cayó y se mojó entero.

 Cuando entró en el centro de salud, el médico se asustó un poquito, le fue a echar una foto al zombi Adrián y éste se asustó al ver la luz del flash de la cámara de fotos; así que el médico se empezó a reír y se le pasó el susto.


 Al salir del médico, se fue a ver a sus 4 amigos monstruos. Todos eran azules menos uno que era rosa.

.
 Cuando se juntaron, se fueron al coche de Adrián a comer tortitas de queso y chocolate.

 Después de comer se fueron a pasear y se encontraron con el primo mayor del zombi Adrián. Era un monstruo azul, grande, con dos cabezas, dos pies, cuatro manos y tres ojos.

 Juntos se fueron a celebrar Halloween con tarta, y estaban muy contentos porque había música, juegos para pintarse la cara, piscina con toboganes y colchonetas.
 Además, como estaban todos disfrazados de monstruos, ellos se camuflaron y pudieron jugar.


COLORÍN COLORETE, POR LA CHIMENEA SALE ¡UN COHETE!

miércoles, 29 de abril de 2015

Cuento viajero España - Méjico




Había una vez, hace mucho tiempo, un tricerátops que se llamaba Dora. Vivía en un castillo con su amiga Botas, la pequeña tortuga.

Un día...



lunes, 17 de febrero de 2014

La bruja Pepapi y la playa

 Había una vez, una bruja que se llamaba  Pepapi. Vivía en una casa con chimenea al lado de la playa.  Un día la bruja salió de su casa y se encontró su playa llena de basura. Había papeles, plásticos, latas, botellas y desperdicios; a la bruja eso no le gustó nada y se enfadó mucho.
 Para limpiar todo eso pensó que necesitaría una excavadora y algunos amigos que la ayudaran a separar la basura. Así que llamó a Susi, que era una niña y su mejor amiga, para que recogiera el plástico y las latas y los tirara en el contenedor amarillo.
  También llamó al monstruo policía, que recogió las botellas para tirarlas en el contenedor verde clarito.
  El lobo Jose Manuel fue el encargado de llevar la excavadora y recoger los desperdicios orgánicos para echarlos en el contenedor gris y verde oscuro.
 La bruja Pepapi recogió los papeles que irían al contenedor azul.
  Cuando terminaron de recoger se pusieron muy contentos, y se pusieron a vigilar y a decirle a la gente dónde tenían que tirar cada basura, así la playa no se volvería a ensuciar nunca más.
     Y colorín colorete, por la chimenea sale ¡Un cohete!

miércoles, 5 de febrero de 2014

Antonio Feroz y los Reyes Magos




 


 





 


 






 





 Los protagonistas con sus obras de arte. Debido a las vacaciones, el cuento se acabó en enero.